lunes, 5 de noviembre de 2012

¿Quien es Aarón Hernández?


Probablemente a nadie le pueda interesar. Volvemos de un largo puente. Otra vez es Lunes y hoy traigo una especie de biografía. Quien soy.

Ante todo soy el creador de este blog, que va tirando según se va pudiendo. Pero más allá voy a intentar definirme con una objetividad relativa y voy a descubrirme de forma tenue ante quien me lee y no me conoce.

Vivo en Granada. Para mí, Granada es lo que para Woody Allen sería Manhattan. Y mi barrio es mi Brooklyn. He crecido aquí entre la casa de mis padres y la de mi abuela.

Llegué hasta 1º de bachiller en los estudios y lo abandoné por una mezcla de vagueza y rutina interminable. Debía tomar la dura decisión de marcharme y escribir mi camino como bien pudiese. No iba a ser fácil ni mucho menos.

Pero prosperé relativamente y no me va mal después de todo lo que aguanté y soporté para marcharme de un instituto que no recomiendo y que lleva el nombre de un Papa.

El fútbol, el humor, y la capacidad dialéctica me han acompañado desde mi inicio consciente de la vida. De pequeño tenía un chandal del Barça como curiosidad. Yo quería ser portero. También quería ser veterinario, historiador o abogado.

Luego descubrí la gran facilidad que tengo para escribir, relatos o guiones, y quise ser guionista y director. Voy tirando con un horizonte futuro lleno de proyectos de esa índole.

En cuanto a la escritura sobrevivo con este blog y con alguna que otra novela corta y relatos cortos de misterio. Si alguien está interesado, puedo poner a su disposición mis escritos si quieren echarles un vistazo.

No tengo un carácter fácil. Soy la combinación de varios caracteres unidos en una sola persona. Puedo tener gracia, ser gracioso y tener buen humor. También puedo ser insoportable, pedante en ocasiones, malhumorado, quisquilloso y un largo etcétera.

Soy irónico, mordaz y un despiadado asesino de la palabra. Puedo hacer mucho daño con mis palabras y puedo adelantarme a los pensamientos de algunas personas, esto no es un don, es simplemente pensar mal y acertar.

Ni guardo odio, ni tengo un archienemigo. Tampoco me paso el día pensando en alguien. Soy independiente y puedo convivir con la soledad. Ni todo lo que escribo esta inspirado en alguien, ni me escondo tras un anónimo para expresar opiniones del todo a 100. Soy un crítico de la sociedad, pese a que formo parte de ella y mantengo muchas de las patologías del ser humano normal.

No soy perfecto. Simplemente soy especial. No soy mejor que lo demás, pero no soy igual que todos. Se que yo soy yo por algo. Yo me entiendo. Sinceramente creo que si estoy en la faz de la tierra es por algo. Hay algo para mí.

Soy optimista en su medida. Soy materialista por defecto. Se disfrutar de los pequeños placeres de la vida. Soy tolerante un día si y otro tal vez.

Como los genios, soy inconstante. En muchas ocasiones la gente me quiere más de lo que yo puedo devolver. No me gustan los desagradecidos y yo muchas veces lo soy. Soy muy incapaz de mostrar afecto y me protejo con la mordacidad de la palabra.

Solo una persona, una, ronda mi cabeza. Leo su nombre en todos los muros y tengo muchas promesas pendientes. Proyectos que se llevarán a cabo por narices y una confianza sin límites en lo que puedo ofrecer.

No soy perfecto. Estoy lleno de defectos, pero se convertirlos en virtudes. Espero no callarme hasta el día de mi muerte. Soy valiente, la valentía que me da la falta de miedo a lo que me pueda pasar. Soy duro, pero justo. Soy desconfiado y en mayor o menor medida, se admitir cuando me equivoco pese a mi orgullo.

Tengo la madurez necesaria. Se tomar las riendas cuando es necesario pero también se comportarme como un niño cuando me apetece. Se hacerme el tonto cuando procede y cuando dejar de hacerlo.

Hoy quería hablar de esto. Quería mostrar el engranaje de el que escribe en este blog. Pero también hay que saber interpretar. Tras estas letras tu decides si te crees lo que digo. Si este es el Aarón real o el personaje. Aunque, en mi ser, los dos están muy fundidos. Tanto que ya son uno solo. Quería aclarar lo que soy, ya que hemos tenido una semana en la que la gente ha pensado, hablado y juzgado por mi.

Mañana más, mejor y con más ilusión. Quieranme.

Aarón Hernández, de las calles de Granada.

"Se que me tendré que ir, pero, por ahora, voy a quedarme".

2 comentarios:

  1. Por tu manera de escribir, te olvidaste de decir que también eres sensible, sino te lo digo yo. Por cierto, aprovecho para decirte que me encanta Granada donde viví un semestre mientras estudiaba Antropología. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una ciudad preciosa. Muchas gracias por dar tu opinión!

      Eliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.